domenica 28 ottobre 2012

Samaria



“No beséis los pies, no
toquéis el jumento;
aléjate extraña, aléjate
perra, hija de traidores
que fueron contra Moisés y
contra el Dios”.

Y ella se fue llorando.

“Vete de mi tierra,
y no cojas las frutas del camino
ni las que la ley
promete al extranjero”.

Y no soportó más, sino
que corrió para no
 seguir oyendo.

“No comas de noche
ni que el sol te sorprenda
cerca de nosotros”.

Enloquecida, se marchó
urlando.

“No bebas,
no toques,
y a mi familia
no te acerques,
hija de animales”.

Entonces superó el dolor,
y se hizo insensible
porque no creía más en el hombre.

Pero las estrellas se
alzaron sobre
las palmas, sin mirar
entró ella
caminando
sobre los muertos;

Y lo vio de lejos;
arrodillada ante el hijo de David
le pregó en nombre de su Dios:

“Aún los perros
comen de las migajas que caen
de la mesa de sus amos”

Y el galileo le dijo:

“Mujer, ve en paz,
grande es tu fe”.

2 commenti:

  1. un singular pasaje de Marcos. muy buenos los poemas!

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Me alegra mucho que te haya gustado! Saludos!

      Elimina